Pedro en Bitcoinlandia

¡Hola a todos!

¿Cómo están?  Hoy les voy a contar una historia de como compré unos bitcoin con una plata que saqué de un despido.

Para los que no saben lo que son los bitcoins, lo podemos comparar con dólares americanos o con pesos argentinos, en el sentido de que son como una unidad de valor. La única diferencia con el dolar y el peso argentino, es que su valor no esta dado por el “respaldo” en oro sino que vendría a ser mas similar al oro, con valor intrínseco.

Es muy distinto al oro en muchas maneras, por ejemplo en que en lugar de tratarse de unas barras físicas de oro, su integridad se basa y se verifica a través de una red P2P de computadoras, que verifican que las transacciones sean válidas y que un usuario solo pueda gastar su dinero una vez.

A los ojos del usuario, su uso es muy similar al del online banking:

Lo que si tiene en común con el oro, es que para su distribución inicial, requiere ser “minado”,  solo que con computadoras increíblemente poderosas. Los bitcoin se generan en “bloques” de 50 bitcoin al ser resuelta una operación matemáticamente muy compleja — cuya complejidad se va adaptando a el poder computacional de la red.

Aunque todo esto suena muy ficticio, y “irreal”, hoy la moneda ya esta mas establecida y tiene un buen mercado. Hoy por hoy:

La computadora que me compre con bitcoin

Volviendo a lo mío, en el año 2011 la compañia Silicom Argentina S.A. decidió que lo mejor que podría hacer con su dinero y su empresa sería despedir a todos sus empleados y volverlos a contratar bajo el nombre de Quados S.A., lo que significó para todos nosotros un pago por despido sin causa y demás.

En ese momento yo estaba muy entusiasmado con bitcoin y todo su potencial, así que me compré 120 bitcoins a alrededor de $1650 dólares americanos.

buy

La imagen que ven arriba muestra el punto donde compré los bitcoin. La verdad que es difícil garantizar cualquier tipo de inversión, especialmente una inversión en una moneda que no existe físicamente y cuyo valor no es todavía aceptado.

Dicho esto, mucho mas difícil es haber hecho esto hace casi dos años, cuando la moneda  no tenía dos años de trayectoria y un pequeño historial de éxitos. Aquellos que presten atención a la gráfica notarán que mi inversión tuvo un momento bajo, cuando la confianza del público en los bitcoin tuvo un golpe muy fuerte, por noviembre del 2011.

sell

La gráfica, arriba, muestra a que punto vendí todos los bitcoin. La ganancia neta, para mi, en dólares en el banco que puedo gastar en cualquier cosa, fue de aproximadamente 800 dólares.

Nada mal para una moneda basada en criptografía. Si me pudiera atrever a decir algo que muy probablemente no sea correcto, me gustaría decir que pienso que el bitcoin (o algo similar) es el futuro de la transacciones económicas de la humanidad.

Un abrazo grande,
Pedro

Los comentarios están cerrados.